TEST: Grupo gravel Campagnolo Ekar

Campagnolo Ekar testHace unos días os hablamos en profundidad del lanzamiento del Campagnolo Ekar, el primer grupo gravel de la marca italiana. En aquel completo artículo os describimos de sus características, pesos y precios. En éste queremos ofreceros nuestras impresiones a sus mandos después de haberlo probado durante semanas.

Y es que TopBici ha sido uno de los pocos medios especializados que ha dispuesto de una unidad de test de esta gran novedad de Campagnolo incluso antes de su presentación oficial. Como os decíamos, para saber todos los detalles de este grupo específico de gravel os recomendamos echar un vistazo de nuevo a nuestro primer artículo, ya que en éste nos centraremos más en nuestra experiencia y sensaciones con él.

Desde siempre hemos sido unos enamorados de los productos de carretera de la firma de Vicenza, no podemos negarlo, y esta primera incursión en un segmento diferente como es el gravel no nos ha decepcionado ni mucho menos, todo lo contrario. El Ekar es novedoso en todos los sentidos, ya que también es el primer grupo monoplato de Campagnolo y el primero con un casete de 13 coronas.

Desarrollos

Campagnolo Ekar 13Esta combinación de un solo plato y 13 velocidades detrás (que ya vimos en el Rotor 1×13, de accionamiento hidráulico, no mecánico como el Ekar) es sin duda más que suficiente no sólo para la práctica del gravel (o el ciclismo de aventura y el bikepacking), sino que también para la gran mayoría de situaciones en carretera o montaña. Además, el Ekar se puede personalizar con hasta cuatro opciones de plato (38,40,42 y 44 dientes) y tres de casete (9-36, 9-42 y 10-44), por lo que cualquier ciclista puede encontrar la combinación perfecta para el uso y el terreno que desea.

En nuestro caso, hemos probado una Wilier Jena con un plato de 38 dientes y el casete intermedio de 9-42, una opción muy equilibrada y polivalente. La diminuta corona de 9 dientes te permite volar si buscas velocidad y tienes piernas, mientras que con la grande de 42 puedes superar casi cualquier obstáculo que se ponga por delante.

Los desarrollos también están bastante bien escalonados, con aumentos de sólo un diente en las seis coronas más pequeñas para ir dando saltos mayores conforme te acercas a las más grandes. Lógicamente, los cambios son más suaves y progresivos con las primeras, pero con las mayores tampoco son bruscos en ningún momento, y te permiten mantener una cadencia de pedaleo adecuada.

Cambio

Campagnolo Ekar reviewLas sensaciones a los mandos del Ekar 1×13 nos han parecido muy en la línea a la que nos tiene acostumbrados Campagnolo. Su deportividad y búsqueda de las máximas prestaciones queda patente en el cambio, que es rápido y contundente para engranar la nueva marcha enseguida y poder seguir pedaleando al máximo.

A la hora de subir a coronas más grandes nos ha parecido más suave que cuando las bajas, momento en el que notamos más el cambio de desarrollo e incluso el característico sonido de Campagnolo. La marca italiana siempre ha apostado por la velocidad y un carácter racing, mientras que otras opciones del mercado priorizan una mayor suavidad. Cuestión de gustos.

Mencionar también que la eficiencia del Ekar nos ha parecido ligeramente superior en marchas intermedias que en las más extremas, algo lógico por otra parte. Y es que con la cadena cruzada al máximo y con coronas muy grandes o muy pequeñas es difícil obtener un máximo rendimiento.

Campagnolo Ekar groupsetEl agarre de las manetas (ajustables, por cierto) es sumamente confortable, especialmente si tenemos en cuenta que con una bicicleta gravel rodamos en muchas ocasiones por superficies irregulares. El accionamiento de las palancas de freno y cambio, con una exclusiva para cada acción, también es efectivo y agradable. Mención especial merece la de bajar piñones, denominada Lever 3, ya que su original diseño ondulado en forma de C permite manejarla más fácilmente tanto si estamos cogidos de la parte alta del manillar como de los cuernos o la parte baja.

La tecnología Ultra-Shift de Campagnolo ofrece la posibilidad de subir hasta tres coronas de golpe con un solo movimiento, algo muy práctico. Nos hubiera gustado que, igual que en sus grupos de carretera, esta tecnología también se hubiera aplicado al bajar los piñones, pero en este caso tienes que hacerlo sólo de uno en uno. Según la marca italiana esto es así para evitar cambios indeseados al circular por superficies irregulares que no nos permitan accionar la palanca como queremos.

Frenos

Campagnolo Ekar discoPor supuesto, el Campagnolo Ekar dispone de frenos de disco hidráulicos, algo imprescindible en un grupo dedicado al gravel, modalidad en la que es mucho más habitual rodar en terrenos húmedos en los que la mayor efectividad de éstos es indudable. Su similitud con los H11 de los grupos de carretera de la firma trasalpina es clara, ya que siguen la línea de los que equipan modelos como Super Record, Record, Chorus y Potenza.

Efectivos y potentes, son un complemento ideal en un grupo de altas prestaciones como éste. Su funcionamiento nos ha agradado tanto al circular por tramos de asfalto, donde se busca una mayor progresividad, como en sendas y caminos de tierra, en los que en ocasiones requieres de mayor rapidez de reacción. Por supuesto, como en todos los frenos de disco, es importante tenerlos bien regulados para sacar el máximo provecho a sus virtudes.

Conclusiones

Campagnolo Ekar pruebaEn líneas generales el Ekar 1×13 nos ha gustado mucho por las grandes posibilidades que ofrece al usuario. Su amplia variedad de desarrollos nos permite circular por casi cualquier terreno y su funcionamiento es rápido, fiable y efectivo, priorizando estos aspectos sobre otros como una mayor suavidad para darle el toque deportivo tan habitual en los productos Campagnolo.

No hay que olvidar tampoco que estamos ante el grupo gravel más ligero del mercado, con un peso a partir de sólo 2.385 gramos. Esta proeza se consigue gracias al empleo de materiales de la máxima calidad, como la fibra de carbono de sus bielas, por ejemplo.

Su estética es también espectacular, con una imagen moderna y original que atrae las miradas. Por otra parte, todas estas características premium se reflejan también en su precio, a partir de unos 1.700 euros en función de los componentes específicos que lo formen. Esta tarifa lo deja al alcance de pocos, especialmente si equipa una bicicleta gravel también de gama alta, con lo que la suma se incrementa aún más. De todas formas, dadas las características del Campagnolo Ekar, tampoco nos parece una cifra fuera de lugar.

 VALORACIÓN

+ Positivo: Desarrollos · Polivalencia · Ligereza

– Negativo: Suavidad · Precio

FOTOS: Diego Sperani

 

Autor: Fran García

Compartir este artículo en
468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *