¿Qué desarrollo elegir en una bicicleta gravel?

Desarrollos gravelEl desarrollo del grupo que monta tu bicicleta determina en buena medida tu forma de rodar sobre ella y tu estilo de conducción. Al elegir una relación de cambio concreta haces que tu pedalada sea más ágil y rápida o más relajada y larga.

Obviamente, los desarrollos empleados en cada momento cambiarán en función del nivel de preparación física y la potencia del ciclista, el tipo de terreno, las condiciones meteorológicas o la duración del recorrido, entre otros factores. Por supuesto, no existe una regla única que sea válida para todos los usuarios y escenarios posibles.

Hasta no hace mucho tiempo, las bicicletas gravel venían habitualmente con doble plato compact de 50/34 dientes derivado de los modelos de carretera y un casete muy compacto (de 12-25 o 11-28 dientes, por ejemplo). En los últimos años, la irrupción de las transmisiones monoplato lo ha cambiado todo en esta modalidad.

Las ventajas del monoplato

Transmision gravelEl mejor y más avanzado ejemplo de ello es el grupo Campagnolo Ekar de 13 velocidades. Se trata de una transmisión más ligera y sencilla en la que un solo plato se combina con un mayor número de piñones para ofrecer una gama completa de relaciones.

Por supuesto, en este innovador grupo para gravel el principio sigue siendo el mismo que en el resto de transmisiones: cuanto mayor sea el número de dientes del plato delantero y cuanto más pequeño sea el piñón del casete trasero, mayor será tu velocidad y más distancia recorrerás con una pedalada. Aunque es posible que, luego, eches en falta las relaciones para las cuestas… Y es que esta combinación con «estilo de carretera» puede ser adecuada si ruedas principalmente sobre asfalto o si solamente sales fuera de carretera esporádicamente, y siempre y cuando no vayas cargado haciendo bikepacking, por ejemplo.

Monoplato gravelEstá claro que con un plato más pequeño y piñones más grandes el avance será menor, pero aumentarás tu capacidad para afrontar los desafíos y disfrutar de la diversión típica de los recorridos gravel. Por lo tanto, si circulas por senderos más técnicos, afrontas cuestas más empinadas o viajas con alforjas, te será más útil disponer de relaciones más cortas.

Para conservar un pedaleo ágil, mantener la tracción y subir desniveles, relaciones monoplato como las del Ekar suponen una gran ayuda. Sin duda, en el gravel es muy útil disponer, entre otras muchas, de una relación de transmisión inferior a 1:1 como la que proporciona el grupo de la marca italiana.

Variedad de usos

Desarrollo bicicleta gravelEn el gravel hay muchos tipos de conducción y de usuarios, desde los que practican bikepacking de forma tranquila, hasta los que toman parte en carreras por pistas de tierra y ruedan rápido habitualmente. Los caminos que se afrontan también son muy diferentes y sus condiciones pueden cambiar según el terreno y la época del año: secos y rápidos, mojados, con barro, zonas técnicas arriesgadas…

Por todo ello, en general, la disciplina del gravel requiere disponer de una amplia gama de relaciones, desde las más cortas para las subidas empinadas y resbaladizas sobre terrenos irregulares, hasta las más largas -aunque no demasiado- para los tramos de asfalto entre senderos y para las pistas rápidas.

Casete gravelPensando en todas estas situaciones, Campagnolo creó el Ekar, un sistema 1×13, para minimizar la molestia y el peso de los componentes innecesarios y maximizar las relaciones disponibles. Además, la firma de Vicenza ha diseñado cuidadosamente el salto entre piñones con un espaciado natural y progresivo con el objetivo de que el cambio sea siempre intuitivo y el usuario tenga la sensación de llevar siempre la marcha correcta para pedalear.

Como ya os explicamos en su presentación y en la posterior prueba que hicimos de él, el Campagnolo Ekar se encuentra en diferentes versiones. Hay cuatro platos disponibles: Adventure (38 dientes), Pure Gravel (40), Fast Gravel (42) y eGravel (44). Y hay tres casetes de 13 coronas: Endurance (9-36), Gravel Race (9-42) y Gravel Adventure (10-44).

Sus nombres ya dan una idea de cuáles son los usos más comunes de estos componentes, aunque los ciclistas pueden combinarlos a su gusto y de forma fácil según sus necesidades específicas. Además, gracias al diseño del Ekar, todas las combinaciones son compatibles entre sí, sustituyendo el balancín del cambio o las ruletas y tan solo teniendo que modificar la longitud de la cadena en los casos más extremos.

FOTOS: D. Sperani / Campagnolo

 

Autor: Redacción

Compartir este artículo en
468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *