La Cerdanya con Carlos Verona

Carlos VeronaLos Pirineos ofrecen paisajes increíbles, ricos en naturaleza y con un clima más suave que los Alpes. Estás montañas son únicas y las vamos a conocer junto a Carlos Verona, ciclista profesional del Mitchelton-Scott, que nos va a mostrar en primera persona una de sus rutas preferidas por la Cerdanya.

Soy Carlos Verona y os presento el segundo capítulo de la serie The Escape de Scott Sports. En él, nos trasladamos hasta la localidad de Bellver de Cerdanya, en pleno Pirineo catalán y en el corazón del bonito valle de la Cerdanya, para disfrutar de sus montañas en bicicleta.

The EscapeMis compañeros de aventura son Dani Juncadella, gran amigo, piloto de Mercedes Benz y nuevo embajador de Scott España. Dos artistas como son Brazo de Hierro -fotógrafo- y Looker Media -cámara-, que son los responsables de que podáis revivir lo que vivimos nosotros aquel día, y Dídac Sabaté, responsable de marketing de Scott España y el encargado de llevar en coche a los dos artistas para que ellos no tengan que pedalear también.

Tuve la suerte de poder elegir la ruta, y no dudé ni un momento en traeros hasta la Cerdanya, en la provincia de Girona, para hacer este recorrido circular de 134 kilómetros por el Pirineo más oriental. Descubrí la Cerdanya cuando tenía 16 años y me vine a vivir a Barcelona por primera vez. Buscando montañas de entidad para poder entrenar, me di cuenta que a poco más de una hora en coche de la ciudad se encontraba este valle. Vine por primera vez hace diez años y me enamoré: Puertos de montaña de todas las durezas y distancias, praderas, bosques, agua, naturaleza y carreteras solitarias. Un paraíso para entrenar, pero sobre todo para disfrutar de la bici.

Ruta por el Pirineo catalán

La CerdanyaSon las ocho de la mañana de uno de los primeros días del otoño. Apenas ha amanecido en el Intrepid Hotel, y Dani y yo ya estamos listos para disfrutar de la ruta de hoy. Último café y salimos. Brazo de Hierro y Looker nos han hecho madrugar porque dicen que la primera luz del día es la mejor para hacer fotos y para grabar. Pero también lo es para montar en bicicleta. Los primeros rayos de sol que asoman por la Tossa de Alp te invitan a pedalear y a disfrutar al máximo de un día de cicloturismo por uno de los lugares más bonitos por los que he tenido la suerte de pedalear, y encima, muy cerca de casa, una suerte.

Ponemos rumbo a la Collada de Toses, la primera subida del día. Es un puerto largo, de veinte kilómetros, pero sus suaves pendientes nos permiten aún hablar. Es el primer día de Dani con su Scott Foil, la bici que ha elegido para 2019. Un modelo polivalente y el que he usado yo en mis dos años con el Mitchelton-Scott, pero no hoy, que he optado por una Scott Addict RC en vista a los casi tres mil metros de ascensión que tenemos por delante. ¡Conocer el terreno siempre es una ventaja!

Pirineo CatalánEn el kilómetro 30 de la ruta coronamos la Collada de Toses y un rápido descenso nos lleva hasta Planoles, un pueblecito en la falda sur del Pirineo. Una vez allí iniciamos el ascenso del segundo puerto de la ruta, el Collet de Cal Climent, que discurre por una carretera muy estrecha que cruza diversos bosques y praderas, y que no conoce casi nadie, ya que este tramo ni aparece en los mapas. Cinco kilómetros de disfrute.

Tras unos kilómetros llanos, afrontamos la ascensión más dura del día: El Coll de la Creueta por Castellar de n’Hug. Más de 20 kilómetros de subida que nos llevan hasta sus 1.922 metros de altura. Es una subida larga, pero preciosa. Los primeros diez kilómetros discurren por una carretera muy estrecha entre bosques, para después de cruzar el pueblo de Castellar de n’Hug incorporarnos a una carretera más ancha, pero sin tráfico, entre praderas, que nos ofrece unas vistas espectaculares. El Pedraforca, Montserrat, el Montseny a nuestros pies y en días claros podemos ver hasta Barcelona con el Mar Mediterráneo detrás. Un espectáculo para la vista, que hoy además hemos podido completar con el avistamiento de un par de marmotas campando a sus anchas por las praderas alpinas.

Mucho más que montañas

La Cerdanya bicicletaLlevamos más de 100 kilómetros de recorrido, y lo más duro ha quedado atrás. Antes de iniciar el largo descenso hasta Bellver, nos paramos en La Molina para ponernos el chubasquero, respirar profundo, disfrutar de las vistas e intercambiar opiniones sobre el recorrido y recordar alguna anécdota juntos.

Dani Juncadella conocía algunos tramos del recorrido ya que viene a menudo por la Cerdanya y, de hecho, fue por estas carreteras por las que coincidimos un día entrenando y nos conocimos hace cuatro años. Desde entonces, intentemos que nuestros caminos se crucen tantas veces como sea posible. Y la comarca de la Cerdanya, a medio camino entre su casa en Barcelona y la mía en Andorra, siempre es un buen sitio y una bonita excusa para quedar.

Por mi parte, desde que conocí éstas montañas hace diez años, he procurado venir todo lo que he podido y más. La Volta a Catalunya, tiene buena parte de la culpa de que estemos haciendo este recorrido, ya que cada año subimos en su etapa reina alguno de los puertos que acabamos de ascender. Es la carrera que más me gusta del calendario y una de las que se me da mejor. Supongo que es en parte por la relación especial que me une con este lugar.

Pirineo GironaEntre risas, charlas, vídeos y fotos está atardeciendo ya. Hora de iniciar el descenso hasta nuestro punto de inicio y final: el Intrepid Hotel en Bellver de Cerdanya. Aprovechamos los primeros compases del descenso para recuperar, pero no podemos evitar “picarnos” en las últimas curvas de herradura antes de llegar a Das… Uno lo es de coches y el otro de bicis, pero los dos somos “pilotos” al fin y al cabo.

Entramos en los últimos cinco kilómetros: llanos y en ligero descenso por una carretera estrecha, preciosa y solitaria que me incitan a reflexionar que hoy es uno de mis últimos días siendo parte de la familia Scott, como mínimo por los dos años que he firmado por Movistar Team. Lo que empezó como una relación meramente profesional se convirtió en una relación real: Compartimos trabajo, pero también valores, la manera de entender el ciclismo, el deporte y la vida. Gracias Scott por estos dos años y medio juntos, por ser mucho más que la marca de mi bicicleta, gracias por haberme dejado contribuir al modo de vida que es Scott Sports.

Y a vosotros, lectores, deciros que disfrutéis de la ruta tanto como lo hemos hecho nosotros hoy. Muchas veces nos obsesionamos con lograr un objetivo, pero lo realmente importante es ser felices mientras recorremos el camino que nos lleva hasta él. Así pues, completar el recorrido es opcional, ¡pero disfrutarlo es obligatorio!

Galería de fotos

 

Autor: Redacción

Compartir este artículo en
468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This