Valverde, el ciclista todoterreno que promete guerra hasta Tokio 2020

Valverde Innsbruck-Tirol 2018

FOTO: Innsbruck-Tirol 2018/Bettini Photo

Para algunos, la edad no es más que un número. Es el caso de Alejandro Valverde. El murciano, recientemente proclamado campeón del mundo en ruta, ve lejana su retirada porque a sus 38 años promete guerra hasta 2020.

En una reciente entrevista en el diario AS, Valverde ha fijado su retirada dentro de dos años en los Juegos Olímpicos de Tokio. Entre su amplio currículo, una medalla olímpica es uno de los pocos logros que se le resiste al ciclista total, capaz de rendir en todo tipo de escenarios. “Serían mis quintos Juegos y si tengo el nivel me gustaría ir; es la medalla que me falta”, dijo al citado medio.

A lo largo de los años, se le ha criticado por no ganar en el Tour de Francia, infravalorándose el tercer puesto logrado en 2015 en la carrera de las carreras. En las pruebas de tres semanas, Valverde siempre fue más útil como gregario que como jefe de filas y dicho rol ejercerá en la próxima edición del Tour para ayudar a ganar el maillot amarillo a Nairo Quitana o a Mikel Landa, dos claros aspirantes a la victoria en las apuestas deportivas y candidatos, por tanto, para acabar con el dominio actual del Team Sky.

No obstante, Valverde se las ha apañado para subirse al podio de las tres grandes, con una victoria en la Vuelta a España de 2009 como resultado más reseñable. Y detrás de esos podios, se esconde un corredor que domina las clásicas de las Ardenas en el presente, con cinco victorias en la Flecha Valona -ha ganado cuatro ediciones consecutivas de 2013 a 2017-, y cuatro en la Lieja-Bastoña-Lieja. Se le resiste la Amstel Gold Race, otro de esos objetivos por cumplir que le mantienen vivo el gusanillo por la competición.

El ojito derecho de Unzué

Entre los corredores modernos es habitual el intercambio de colores y equipos. Él, en cambio, pertenece a la vieja escuela. Valverde sólo estuvo dos temporadas en el Kelme-Comunitat Valenciana, de donde fue reclutado por Eusebio Unzué para las distintas denominaciones del actual Movistar Team desde 2005.

El director ha sido su padrino deportivo, así como lo fue de campeones como Miguel Indurain, Perico Delgado o Abraham Olano; y nunca perdió la fe en Valverde incluso cuando la sombra del dopaje amenazó con teñir de negro la carrera de un ciclista incansable, que ha sobrevivido a varias generaciones de ciclistas en 16 años en activo. A su perseverancia se ha rendido el mismísimo Eddy Merckx, que no dudó en felicitarle por su victoria en el Mundial de Innsbruck a través del teléfono de Javier Mínguez, actual seleccionador de España.

Valverde lucirá el maillot arcoíris en 2019 como recompensa a su reciente oro, pero no esperará tanto para enfundarse los colores que le acreditan como campeón del mundo. Y es que figura en la relación preliminar del Movistar de cara al Giro de Lombardía, que se pondrá en marcha el próximo 13 de octubre. Incombustible a sus 38 primaveras, no quiere que este año se le escapa el número uno del ranking mundial de la UCI.

 

Autor: Redacción

Compartir este artículo en
468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This