Granfondo Campagnolo Roma 2018

Salida Granfondo Campagnolo RomaCon un calendario repleto de marchas para todos los gustos y en casi cualquier rincón de Europa, diferenciarse es básico. En este sentido, la Granfondo Campagnolo Roma juega en otra división. Y es que pocos eventos cicloturistas pueden presumir de un escenario tan espectacular como la capital italiana.

Con el objetivo de conocerla en primera persona, viajamos hasta Roma para tomar parte en la séptima edición de la prueba, que congregó a alrededor de 4.000 ciclista de 47 países diferentes, lo que da buena muestra del carácter internacional de esta granfondo. Casi 120 kilómetros y poco más de 1.800 metros de desnivel positivo acumulado nos esperaban por delante.

Plaza VeneciaCabe comentar que la Granfondo Campagnolo Roma también se diferencia de otras marchas (cicloturistas o ciclodeportivas, como se prefiera) por ser mucho más relajada que la mayoría de las que se celebran en suelo trasalpino. Ya se sabe que, habitualmente, cuando un italiano o un español se pone un dorsal no tiene amigos y desde la línea de salida sale a muerte, pero aquí las cosas son distintas.

Por un lado, la prueba no dispone de clasificación general por tiempos, sino que sólo se cronometraban cuatro ascensiones (aunque el recorrido contaba con un par más que bien podrían haber sido consideradas como puertos) y un tramo llano. Por otro, la belleza del trayecto y las alturas de la temporada invitaban a un ritmo tranquilo para disfrutar del momento y el lugar. El hecho de disponer de tráfico cerrado durante la gran parte del trayecto (especialmente para los primeros participantes) también ayudó mucho a pedalear relajados.

De la ciudad a la montaña

Parque Natural Castillos RomanosCon todo ello, a las 7.15 de la mañana y cuando aún quedaba un poco para que salieran los primeros rayos de luz del día, el pelotón de participantes arrancamos desde la Vía de los Foros Imperiales, con el Coliseo a nuestra espalda en un escenario de película. Los primeros kilómetros transcurrieron por las calles del centro de Roma, muchas de ellas adoquinadas. Pedalear por ejemplo por la Plaza Venecia, al lado del río Tíber o junto al propio Coliseo y rodeados sólo de ciclistas es una experiencia única que por sí misma bien vale ir hasta la capital italiana para participar en la Granfondo Campagnolo Roma.

Desde allí y mientras amanecía nos dirigimos hacía las afueras de la ciudad con destino al Parque Natural de los Castillos Romanos. Poco a poco fuimos dejando atrás Roma para llegar a una zona de campos y posteriormente de montaña. El recorrido fue enfilando hacía arriba hasta llegar a la primera dificultad montañosa cronometrada, la Panoramica del Lago di Albano (2,3 km a una media del 5,9%), aunque la ascensión total fue mucho más larga.

Lago AlbanoTras la monumental Roma, el tramo alrededor del Lago Albano, donde se encuentra la localidad de Castel Gandolfo, conocida por albergar la residencia de verano del Papa, fue otro de los más bonitos del día. La belleza natural y paisajística de esta zona hizo que los participantes pedaleáramos con una sonrisa en la boca en todo momento.

Tras el primero de los varios avituallamientos del día (dos líquidos y dos también sólidos), el ya fragmentado conjunto de cicloturistas se dividió en dos. Quienes hicieron la distancia corta, la pedalada In Bici ai Castelli (En Bici a los Castillos), con unos 70 km y un desnivel de casi 800 m, volvieron ya hacia Roma, mientras que los de la Granfondo continuaron hacia la segunda cota del día, Murus (Rocca di Papa), de sólo 1,1 km pero con una pendiente media del 10,3% y puntas de hasta el 16%.

Sin descanso

MurusUnos kilómetros de descenso y de llano, en los que se encontraba la zona cronometrada para que los más rodadores también se pudieran lucir, dieron un poco de respiro antes de afrontar la subida más larga de la prueba: Rocca Priora, de 6 km al 6,1%. Tras este sofocón llegaría otro de los puntos más espectaculares de la Granfondo Campagnolo Roma 2018, como era la subida de Rostrum (Montecompatri). Menos de un kilómetro pero con una media del 12,1% y un tramo de pavés con rampas del 18%.

Con la lengua fuera y tras coger fuerzas en el posterior avituallamiento, proseguimos el camino de vuelta a Roma, ya mucho más asequible al ser en gran parte de descenso. Pese a ello, alguna que otra subida endureció un poco esta parte final de unos 30 km. La entrada a la ciudad y la llegada a la línea de meta, cerca de las Termas de Caracalla, hizo devolver la sonrisa a todos los participantes después de un duro esfuerzo. La pasta party final en la zona del village, donde muchas marcas expusieron sus productos y novedades, fue el colofón a una gran jornada de cicloturismo.

Ride RomaCabe comentar que además de la Granfondo Campagnolo Roma y la distancia media de In Bici ai Castelli, la prueba contó con otras dos modalidades más: la Imperiale Roma (60 km), reservada a ciclistas con ropa vintage y bicicletas anteriores a 1987, que se enfrentaron al temible empedrado de la antigua Vía Apia; y la Ride Roma (25 km), un paseo por la ciudad apto para todos los públicos que completó esta fiesta ciclista.

Todos aquellos que queráis tomar parte en este evento ciclista único ya podéis apuntar la fecha de la próxima edición de la Granfondo Campagnolo Roma: el domingo 13 de octubre de 2019.

Galería de fotos

FOTOS: Granfondo Campagnolo Roma/L. Sestili y F. García

 

Autor: Fran García

Compartir este artículo en
468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This