TEST: Luz Sigma Blaze

Sigma Blaze testLa seguridad es un aspecto al que cada vez prestan más atención los ciclistas. Afortunadamente, para poder rodar con mayor tranquilidad, existen hoy en día accesorios tan prácticos como la luz trasera Sigma Blaze, que cuenta además con función de luz de freno.

Lanzado a finales de 2019, este faro de la marca alemana es uno de los más completos y efectivos que han pasado por nuestras manos. Y es que no sólo cumple a la perfección con su principal función -ser vistos en la carretera por el resto de vehículos-, sino que además cuenta con un diseño moderno y atractivo, es muy ligero (apenas 22 gramos), dispone de una gran autonomía (hasta 7 horas) y es económico (24,95 €).

El Blaze tiene dos modos de iluminación: diurno y nocturno. En el primero de ellos sus tres LEDs están apagados y se iluminan sólo cuando frenamos, mientras que en el segundo se mantiene el LED superior encendido en todo momento y los otros dos sólo al frenar. Nosotros preferimos rodar siempre con el modo nocturno, incluso de día, ya que creemos que aporta una mayor seguridad el tener siempre una luz encendida.

Sigma Blaze pruebaCon un alcance de hasta 500 metros, la visibilidad que proporciona esta luz trasera es más que notable y asegura que los vehículos que se acercan por detrás nos vean sin problemas. El acelerómetro integrado de este faro de Sigma Sport es bastante sensible, aunque lógicamente no se enciende todas y cada una de las veces que accionamos el freno de nuestra bicicleta o disminuimos la velocidad, sino que sólo las más fuertes y prolongadas.

Otra función que nos ha gustado mucho del Sigma Blaze es la de iluminación automática cuando circulamos con el modo diurno. El sensor de luminosidad del dispositivo detecta cuando entramos en una zona de oscuridad (un túnel o bosque cerrado, por ejemplo) o si se nos hace de noche y enciende el faro, pasando éste al modo nocturno. De esta forma ahorramos batería y ganamos en seguridad en este tipo de situaciones.

Su carga se realiza cómodamente a través de un cable mini USB en sólo tres horas. Además, el Blaze dispone de un indicador de carga de batería en un lateral para avisarnos cuando se está acabando (a partir de sólo un 30% de carga). Mencionar también que esta luz soporta salpicaduras según el estándar IPX4, por lo que su resistencia en todo tipo de condiciones es buena.

Sigma Blaze brakeEl montaje en la tija de sillín es rápido y se realiza sin herramientas, tan sólo ajustando la tira de goma. El anclaje es seguro, pero quizás no sea el más cómodo de colocar que hemos probado en este tipo de luces.

Nos hubiera gustado también que la Blaze dispusiera de algún otro modo de iluminación extra, como el intermitente, por ejemplo, muy habitual en luces traseras de bicicleta. De todas formas, son sólo pequeños detalles para un producto excelente y muy recomendable. Y es que, por menos de 25 euros, esta luz Sigma es una de las mejores inversiones en seguridad que cualquier ciclista puede hacer.

 VALORACIÓN

+ Positivo: Función de freno · Iluminación automática · Ligereza · Precio

– Negativo: Anclaje · Sin modo intermitente

Galería de fotos

 

Autor: Fran García

Compartir este artículo en
468 ad

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.