Viena para ciclistas

Viena 1Viena es una de las ciudades con mayor calidad de vida del mundo y sin duda también una de las más agradables de recorrer en bicicleta. La capital de Austria no sólo ofrece zonas verdes y espacios para ciclistas, sino que también una enorme cantidad de opciones para el visitante, que podrá disfrutar en ella de la cultura y el ocio como en pocos lugares.

Una de las principales virtudes de Viena es su gran superficie verde, que supera el 50% de su término municipal y la convierte en una de las grandes urbes más verdes de Europa. A los 850 parques y jardines y 300.000 árboles de la ciudad hay que sumarles los campos, tierras de cultivo, prados y colinas de los alrededores, en los que encontramos incluso un parque nacional.

Viena 2Pero vayamos por partes y centrémonos primero en la oferta ciclista de Viena. La bicicleta es un elemento habitual en el paisaje urbano de la ciudad, ya que es utilizada por gran cantidad de sus habitantes para sus desplazamientos diarios. Gracias a su gran red de carriles bici, con más de 1.200 kilómetros, es fácil, cómodo y seguro moverse con ella por toda la ciudad. Además, no faltan parkings para bicis o señales específicas para ciclistas, que gozan de un gran respeto por parte del resto de transeúntes.

En la actualidad muchos turistas utilizan la bicicleta para visitar Viena, ya que permite recorrer mayores distancias que a pie sin excesivo esfuerzo -es bastante llana- y siempre en pleno contacto con la ciudad. Existen numerosas empresas de alquiler de bicis, así como de circuitos y rutas guiadas para descubrir los encantos de la capital austriaca sobre dos ruedas.

Otra opción es utilizar el servicio público de alquiler Citybike Wien, que cuenta con 120 estaciones distribuidas por toda la ciudad y cerca de 1.500 bicicletas. Disponibles todos los días durante las 24 horas, se pueden utilizar con una simple tarjeta de crédito. La primera hora es gratuita y las tarifas son bastante asequibles, por lo que se trata de una opción más que recomendable para moverse por la ciudad.

Centro histórico

Viena 4Las rutas que podemos seguir a la hora de descubrir Viena son innumerables y dependerán obviamente de los lugares que queramos visitar y el tiempo del que dispongamos. Una opción es comenzar por el centro de la ciudad para conocer algunos de los lugares con más historia. Aquí encontraremos muchas calles peatonales y una mayor cantidad de transeúntes, por lo que deberemos ser más respetuosos que nunca sobre la bici y dejarla aparcada en ciertos momentos para pasear con tranquilidad y visitar monumentos, tiendas o museos, por ejemplo.

Algunos de los lugares que no podemos dejar de visitar en el centro de Viena son la catedral de San Esteban (Stephansdom), que es uno de los símbolos de la ciudad y uno de los edificios góticos más representativos del país, o el Palacio Imperial (Hofburg), que era la corte del imperio de los Habsburgo y actualmente acoge numerosos museos, parques y plazas.

De todas formas, en el centro de Viena casi cualquier calle tiene su historia y su atractivo particular y no faltan rincones que llamarán la atención del visitante: la Iglesia de los Agustinos, la Casa de Mozart, la Biblioteca Nacional, la Escuela de Equitación Española… Lo mejor es perderte por el centro de la ciudad e ir descubriendo sus encantos.

Ringstrasse

Viena 10La Avenida del Ring o Ringstrasse es otro de los lugares que definen lo que es hoy en día Viena. Esta amplia avenida circular rodea el centro histórico y es uno de los mayores escaparates de la ciudad, ya que a sus lados encontramos muchos de sus principales edificios y parques.

La Ringstrasse cumple precisamente este 2015 su 150º aniversario y junto al centro histórico de Viena ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Dividida en nueve sectores, con una anchura de 57 metros y con una longitud de 5,3 kilómetros, esta avenida dispone de un carril bici que la recorre completamente y que nos permite llegar a algunos de los lugares más representativos de la capital austriaca.

Viena 19Partiendo por ejemplo desde el Ayuntamiento, un bello edificio de estilo gótico, tenemos justo en frente el Burgtheater; un poco más adelante el Parlamento de Austria, de estilo griego; luego el Museo de Historia Natural y el Museo de Historia del Arte, dos edificios gemelos situados uno en frente del otro y con el Palacio Imperial del Hofburg justo al otro lado de la avenida; o la Ópera del Estado, otro de los edificios de referencia de Viena.

Pero además, si pedaleamos por la Ringstrasse nos encontraremos otras bellas y majestuosas edificaciones como las de la Universidad, la Iglesia Votiva, la Bolsa, la Caja Postal de Ahorros… Pocas ciudades disponen de una mayor concentración de edificios históricos que Viena, pero además también encontraremos allí algunos de sus famosos cafés, heladerías o parques.

Y es que, como decíamos al comienzo, Viena es una ciudad verde como pocas. Sólo en la Ringstrasse encontraremos alrededor de 2.400 árboles y parques tan grandes y elegantes como el del Ayuntamiento, de estilo inglés; el Volksgarten, justo enfrente del anterior; el Burggarten, con la famosa estatua de Mozart; o el Stadpark, que fue inaugurado en 1862 y es el más antiguo de la ciudad, y cuenta con la estatua de Johann Strauss.

Palacios, museos y parques

Viena 21Una vez visitados el centro histórico de Viena y la zona que recorre la Ringstrasse, es hora de descubrir otros interesantes lugares que se encuentran en el exterior de la Avenida del Ring y a los que también podremos llegar con facilidad en bicicleta a través de los carriles bici.

Uno de ellos es el palacio de Belvedere y sus espléndidos jardines. En la actualidad en él se expone una excelente colección de obras de artistas como Monet, Van Gogh, Renoir y, sobre todo, Klimt, uno de los iconos de la ciudad. Cerca de Belvedere encontramos también otro edificio barroco muy conocido como es la Iglesia de San Carlos (Karlskirche), con su bella cúpula de color turquesa.

Viena 28El edificio de la Secesión, corriente artística de finales del siglo XIX que contaba con figuras como la de Gustav Klimt; el mercado tradicional de Naschmarkt; o el pabellón de Otto Wagner, arquitecto también de la Secesión, son otros lugares cuya visita recomendamos.

No muy lejos del centro de la ciudad encontramos uno de sus principales pulmones verdes: el Prater. Con seis millones de metros cuadrados, este gran parque cerca del Danubio es perfecto para pedalear o correr lejos del bullicio. En él encontramos por ejemplo la Hauptalle, una avenida recta y cerrada al tráfico de más de más de cuatro kilómetros de longitud, o el Parque de Atracciones de la ciudad, con su famosísima noria.

Otra visita imprescindible es la que debemos hacer sí o sí al Palacio Schönbrunn, que junto con sus parques y jardines fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Pocos lugares como éste evocan mejor la majestuosidad de Viena y aúnan más elegantemente arte y espacios naturales.

El Danubio

Viena 32Al hablar de Viena y de bicicletas el Danubio merece una mención especial. Cerca del centro pasa el canal del río, que, cómo no, dispone de carriles bici en sus laterales, aunque el curso principal transcurre en la actualidad un poco más alejado y es otro de los lugares predilectos para la práctica de deporte en la ciudad.

En la capital austriaca comienza el Parque Natural Vegas del Danubio (Nationalpark Donau-Auen), que se extiende al este río abajo a lo largo de más de 9.300 hectáreas. Una tercera parte de este espacio pertenece a Viena y recibe el nombre de Lobau. Se trata de una zona selvática de humedales prácticamente virgen y con gran cantidad de especies vegetales y animales.

En el centro del río encontramos también la Isla del Danubio, que con 21 kilómetros de longitud nos permite pedalear rodeados de naturaleza, así como realizar otras muchas actividades y deportes. Sin duda, es difícil encontrar un espacio verde tan grande cerca de una gran capital europea.

Afueras de Viena

Viena 34Por si todo ello fuera poco, al oeste de la ciudad tenemos los Bosques de Viena, un parque biosférico con más de 2.000 especies de plantas. Su gran cantidad de senderos y rutas son otro aliciente más para los ciclistas, que pueden pedalear por ejemplo hasta lo alto de colinas como las de Cobenzl, Kahlenberg, Leopoldsberg y disfrutar de unas maravillosas vistas a la ciudad.

En las afueras de Viena también encontramos más zonas verdes con rutas señalizadas como por ejemplo la del parque Lainzer Tiegarten, situado en la zona occidental de la ciudad y que cuenta con una zona boscosa con colinas.

Si con todo esto aún no te han entrado ganas de visitar Viena, cosa que dudamos, sólo tienes que echar un vistazo a las fotos de este reportaje para ver todo lo que estás perdiendo.

Galería de fotos

FOTOS: Judith Viaño

 

Autor: Fran García

Compartir en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This