TEST: Ridley Fenix

ridley fenix action 2Ridley ofrece dentro de su gama de bicicletas de carretera una amplia diversidad de modelos para todo tipo de ciclistas. Aquellos que busquen una montura ligera perfecta para escalar montañas tendrán a la Helium como elección, mientras que los que prefieran una bici aerodinámica con la que rodar rápido optarán por la Noah. Pero las posibilidades no acaban aquí, ya que la otra gran apuesta de la marca flamenca es la Fenix, un modelo enfocado hacia el confort y la resistencia.

Para descubrir las virtudes de esta bicicleta, en TopBici.es hemos viajado hasta Bélgica invitados por Ridley, donde hemos probado la Fenix en carreteras y cotas míticas por las que transcurren carreras como la Lieja-Bastoña-Lieja. En este mismo terreno hemos comprobado como esta modelo puede presumir de ser uno de los más equilibrados y completos que podemos encontrar hoy en día en el mercado.

Cuadro

ridley fenixPara la creación de la Fenix, Ridley se ha basado en dos de sus modelos precedentes, la Damocles y la Excalibur, de los que ha cogido elementos para fabricar una bici más completa y evolucionada. Su cuadro está fabricado en carbono unidireccional de alto módulo de 24T (24 toneladas de presión por milímetro cuadrado), que se caracteriza por su rigidez sin ser ésta extrema en busca de un alto nivel de absorción y comodidad.

La firma belga ha elaborado un cuadro que busca el justo equilibrio entre confort, resistencia y rigidez. Este último aspecto está garantizado especialmente en la zona inferior, desde la pipa de dirección cónica a las vainas asimétricas, pasando por la sólida caja de pedalier PressFit 30 y el grueso tubo diagonal. Por su parte, los tirantes son más aplanados en la sección central para absorber mejor las vibraciones, mientras que sorprende la elección de una tija de 31,6 mm de diámetro en lugar de una de 27,2 mm en este tipo de bici.

A diferencia de otras marcas que en sus bicicletas enfocadas hacia el confort han creado llamativos sistemas de amortiguación de las irregularidades del terreno o cuadros con originales formas, Ridley ha apostado por unas líneas más estándar pero igualmente efectivas. En la Fenix es la conjunción del laminado de carbono, las formas de los tubos y la geometría relajada la que aporta una comodidad más que notable.

En marcha

ridley fenix action 1Pese a tener en el confort y la resistencia unas de sus mayores virtudes, no hay que olvidar que la Ridley Fenix es una bicicleta de altas prestaciones. No en vano es la utilizada por el equipo Lotto Belisol en muchas clásicas de primavera. Como hemos podido comprobar nosotros mismos en nuestras piernas en muros míticos del ciclismo como los de Stockeu o Wanne, por ejemplo, su rigidez está fuera de toda duda y cuando hay que ejercer potencia en los pedales la bicicleta responde a la perfección.

La Fenix ofrece un manejo predecible y noble, y su estabilidad permite tener un control total de la bici. No se trata del modelo más ágil del mercado, pero sus virtudes la hacen brillar en todo tipo de terrenos, incluso en descensos revirados. En Bélgica incluso tuvimos la oportunidad de rodar con ella en tramos de pavés, donde sacó a relucir su firmeza y confort, entre otras cualidades.

A nuestro parecer, el único aspecto en el que la Fenix debería mejorar un poco es en el del peso, ya que los 1.620 gramos de su cuadro y horquilla (en talla M) quedan lejos de otros modelos de la competencia. De todas formas, no se trata de un gran problema tampoco, primero porque su objetivo no es lograr la máxima ligereza, y segundo porque con un montaje adecuado el peso global de la bicicleta queda alineado con el de sus rivales.

Montajes y precios

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn nuestras salidas con la Fenix ésta estaba equipada con el grupo electrónico Campagnolo Record EPS de 11 velocidades, cuyas prestaciones están fuera de duda, y ruedas Fulcrum Racing 5 con unos excelentes neumáticos Continental Grand Prix 4000S. En cuanto a la mayoría de periféricos -sillín, tija, manillar y potencia- están firmados por 4ZA, la marca de accesorios de Ridley. Su comportamiento es bueno y también cumplen con su función a la perfección.

Cabe destacar que la Fenix es compatible con grupos mecánicos y electrónicos tanto de Campagnolo como de Shimano. Asimismo, el cableado es interno, lo que contribuye a dar una imagen más elegante y limpia de la bici.

Por último y no menos importante, otra de las grandes virtudes de la Ridley Fenix es su precio. Y es que estamos ante una de las bicicletas más económicas del pelotón WorldTour. El aficionado puede adquirir la bici completa con el mismo cuadro que utilizan los profesionales con montajes de menos de 2.000 euros o el cuadro suelto por sólo 1.399 euros.

La marca belga cuenta en su catálogo con diversos montajes de la Fenix y os podemos adelantar que para 2015 serán los siguientes: la C40 con grupo Shimano Tiagra y ruedas 4ZA RC30 por 1.549 euros, la C30 con un mix de Shimano 105 y ruedas Fulcrum Racing Sport por 1.749 €, la C20 con Shimano 105 y Fulcrum Racing 7 LG por 1.999 €, la C15 con Campagnolo Athena y Campagnolo Khamsin por 2.199 €, y la C10 con Shimano Ultegra y Fulcrum Racing 5 LG por 2.499 €.

Además, para la temporada que viene Ridley estrenará una Fenix con frenos de disco, que estará disponible en dos versiones: la C30 Disc con grupo Shimano 105 y ruedas Fulcrum Racing Sport Disc por 2.299 €, y la C10 Disc con Shimano Ultegra y DT Swiss R24 Spline DB por 2.799 €. El cuadro de esta versión de la Fenix costará 1.499 €. Como en la de frenos estándar, éste estará disponible en colores negro mate o blanco, y tallas de la XXS a la XL.

 VALORACIÓN

+ Positivo: Equilibrio · Precio · Comodidad

– Negativo: Peso un tanto elevado

Galería de fotos

 

Autor: Fran García

Compartir en
468 ad

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This