TEST: Canyon Speedmax AL

canyon speedmax alPoseer una buena bicicleta de triatlón no tiene por qué suponer una inversión prohibitiva, como ha demostrado Canyon con la Speedmax AL. Hasta la fecha, muchos aficionados tenían en mente a estas bicis como modelos muy elitistas, dado sus precios prohibitivos en la mayoría de casos. Sin embargo, la marca alemana ha cambiado este concepto con la Speedmax AL, que ofrece unos resultados increíbles a un precio al alcance de la mayoría de triatletas.

La Speedmax AL está disponible en tres versiones: la 9.0 SL, con grupo SRAM Force 22, ruedas Reynolds Strike de 60 mm y un precio de 2.299 €; la 9.0, con grupo Shimano Ultegra y ruedas Mavic Cosmic Carbone SLS por 2.199 €; y la 8.0, con grupo Shimano 105 y ruedas Mavic Cosmic Elite por 1.399 €. Además, Canyon también vende el kit de cuadro con horquilla, tija aerodinámica, dirección y potencia por sólo 799 €.

Nosotros hemos probado la Speedmax AL 9.0, el modelo intermedio y sin duda una de las bicicletas de triatlón con una mejor relación calidad-precio del mercado. Como es habitual en la marca germana, el cuadro -de aluminio, eso sí- y el montaje de este modelo son excepcionales, por lo que todos aquellos que busquen una máquina de garantías para esta modalidad tienen en él a una opción más que recomendable.

Sensaciones de competición

canyon speedmax al 9Tengo que reconocer que debuté en mi primer medio Ironman al mismo tiempo que probaba la Speedmax AL 9.0. Nunca antes había utilizado una bicicleta específica para esta modalidad, sino otras de carretera, y el resultado fue mucho mejor de lo esperado. La Canyon respondió de maravilla y rebajé en muchos minutos el tiempo que pensaba emplear para recorrer los 90 kilómetros del sector en bici. En momentos como éstos te das cuenta de lo que un buen material puede hacer para mejorar tus resultados.

La Canyon Speedmax AL es una bicicleta pensada y diseñada específicamente para el triatlón, capaz de satisfacer las necesidades y demandas de la gran mayoría de usuarios. Ésa es la principal conclusión a la que llego tras muchas horas sobre la bici preparando el Ironman 70.3 de Barcelona y compitiendo en él. De hecho, logré marcar el segundo mejor tiempo de mi categoría (sub 24), lo que me sorprendió gratamente, ya que sólo había podido entrenar una semana con la Speedmax AL 9.0 y, como he dicho, éste era mi primer medio Ironman.

Para aquellos como yo que habitualmente han usado bicicletas de carretera adaptadas -con acoples u otras modificaciones-, el aspecto a tener más en cuenta en un primer momento al usar una específica de TT es el cambio de postura, ya que la geometría es más radical. Todo triatleta que quiera pasarse a la larga distancia deberá experimentarlo algún día, aunque que al tratarse de una posición muy agresiva hay que decir también que no es apta para aquellos que sufren mucho de la espalda.

Cuadro

canyon speedmax al 9 aLa Canyon Speedmax AL 9.0 dispone de un cuadro de aluminio 7005 Ultralight muy trabajado, en el que la búsqueda de la mejor aerodinámica posible es uno de sus objetivos primordiales. Guiado interno de cables, punteras traseras horizontales para un ajuste de la rueda más cómodo y preciso, tija plana Aero Post CF de fibra de carbono con un rango de ajuste de 50 mm, u horquilla específica Aero Fork CF también en carbono son algunos de los elementos clave para entender las prestaciones de este modelo.

Como hemos comprobado, la montura de aluminio de Canyon para triatlón te proporciona un rendimiento en llano muy superior al que puedas imaginarte, dejándote una sensación de satisfacción tremenda. Además de por su gran rigidez, esto se debe también a la postura que adoptas sobre la bici, muy aerodinámica y con una posición del pedalier más adelantada, que nos ayuda a realizar más fuerza en cada pedaleo. Ello nos permite alcanzar velocidades muy altas sin tener en ningún momento la sensación de estar forzando la máquina más de la cuenta.

Los terrenos llanos no son los únicos en los que la Speedmax AL 9.0 se defiende de maravilla. Además de en los entrenamientos, en la carrera que realizamos con ella el recorrido no era totalmente plano, sino que tenía alguna que otra sinuosa subida y puertos de hasta 8 kilómetros por el Montseny. Lo cierto es que los desarrollos que monta hacen las subida cómodas y te permiten posteriormente seguir rodando a gran velocidad en los tramos sin pendiente.

Otro aspecto que me preocupaba en un primer momento al pasarme de una bicicleta de carreta a una de triatlón eran las bajadas, ya que son bicis pensadas para rodar y la posición y los frenos no son siempre los más adecuados en algunos descensos. Sin embargo, he de decir que los frenos Shimano Ultegra me brindaron una seguridad y estabilidad muy por encima de lo que me podía imaginar y el cuadro se mostró noble en todo momento.

Componentes

manillar profile designComo es norma en Canyon, el montaje de la Speedmax AL 9.0 es extraordinario para su precio. Aquí el grupo Shimano Ultegra 6800 de 11 velocidades -cuyo funcionamiento es impecable, como ya sabemos todos a estas alturas- es uno de los componentes estrella, pero no el único.

Las ruedas son unas Mavic Cosmic Carbone SLS WTS, cuyo resultado para rodar es francamente bueno. Eso sí, si no estás acostumbrado a un perfil alto puedes llevarte algún que otro susto con ellas cuando vienen ráfagas de viento fuertes. De todas formas, los 52 mm de altura de sus llantas de carbono son bastante equilibrados y cabe destacar también el buen comportamiento de los neumáticos Mavic Yksion Pro que montan, con los que suman unos escasos 2.270 gramos.

En cuanto al resto de los componentes, debemos mencionar también el manillar Profile de aluminio, que incluye la base T2 Wing con los acoples T3, brackets J4 y apoyos F35. Otro elemento específico para la práctica del triatlón es el sillín fi’zi:k Ardea TRI, del que también hay que alabar su confort en una posición tan agresiva como la de esta bicicleta.

La ficha técnica completa de la Canyon Speedmax AL 9.0 la encontraréis en este enlace.

Valoración

Hoy en día, el hecho de que la Speedmax AL sea una bici de aluminio podría frenar a algunos, pero creo que es un error. Sus prestaciones y su ligereza así lo demuestran. De hecho el peso de este montaje es de 9 kilos justos, lo que no me parecen para nada excesivos ya que son muchas las bicis de ruta con cuadro de carbono cuyo peso es igual o incluso superior. Y a todo esto no hay que olvidarse de que se trata de una bicicleta cuyo precio rebasa por poco los 2.000 euros, cantidad que se encuentra muy por debajo de lo que nos costaría diseñar una bici con todos y cada uno de estos componentes.

Después de probarla, no podemos sino recomendarla a los amantes del triatlón que busquen exprimir al máximo sus posibilidades y todavía no hayan dado el salto a una bici específica para esta modalidad.

 VALORACIÓN

+ Positivo: Componentes · Cuadro · Precio

– Negativo: Geometría muy agresiva para los poco iniciados

Galería de fotos

 

Autor: Ángel Córdoba

Compartir en
468 ad

1 comentario

  1. Gracias por el artículo, llevo tiempo mirando esta bici, lo que más me frena es no poder verla fisicamente antes de comprarla, aunque por lo que dices parece que merece la pena. Estéticamente es espectacular.

    Post a Reply

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This